Martín Baccaro: “el fraude existe en las instituciones de salud y en un porcentaje muy grande”

Asumió hace un año al frente del Instituto Provincial de Salud que posee más de 270.000 afiliados en toda la provincia. Modernización y objetivos a cumplir.

 

Martín Baccaro, es el presidente del Instituto Provincial de Salud, IPS, desde marzo de 2017. Es la segunda vez que trabaja en las oficinas de calle España. Su primer acercamiento al IPS fue como consultor, luego de la intervención solicitada a Carlos Ubeira en la gestión de Juan Carlos Romero, llegó para hacer un diagnóstico para evaluar por dónde empezar a ordenar la gestión. Era el año 2002, plena crisis social y económica. “El objetivo era que el IPS pudiera pagar, medicamentos y prestaciones”, recuerda.

Desde 2017 es el presidente del IPS. Firme y directo, sus declaraciones son casi sentencias: “Nosotros administramos el dinero de los afiliados que se destinan a la cobertura médica, representamos el interés de ellos y trabajamos para que los recursos alcancen para todos. No es sencillo”, asegura y dispara: “hoy tenemos que discutir cómo hacemos para que esto alcance. Los prestadores, tienen que asumir su responsabilidad y no manejar alegremente la lapicera generando gastos innecesarios. La sociedad en la que vivimos lleva a que se consuman cosas que no son necesarias».

Desde hace meses atrás funciona en el Instituto la Unidad de Detección y Prevención del fraude. “En un mundo ideal no tendríamos que aplicar sanciones, pero creamos la Unidad porque sabemos que hay fraude. El fraude existe en las instituciones de salud, y en un porcentaje muy grande. Personalmente creo que es la principal causa de que la plata no alcance”, asegura. “Nos parece una locura seguir gastando en cosas innecesarias o pagar cuestiones fraudulentas”, explica Baccaro.

“Nosotros necesitamos la denuncia del afiliado o cualquier comprobante. Recibimos las denuncias y las investigamos. La queja o denuncia del afiliado también son pruebas, por eso le pedimos al afiliado que haga valer su derecho: que no pague y que si paga, pida un comprobante. Cuando vos vas a pagar algo a un local comercial y no te dan comprobante, sabés que algo raro anda pasando, por eso le pedimos al afiliado que defienda sus derechos”, insiste el presidente del IPS.

Con respecto a la situación económica de la Obra Social y en un año en donde la economía, reina en las conversaciones cotidianas, Baccaro afirma: “tuvimos en 2017 un déficit bajo y vamos a trabajar fuertemente en 2018 para no tenerlo. En general, las obras sociales provinciales son deficitarias y, en el caso en donde la recaudación o el ingreso aumentase mucho, deberíamos agrandar la cobertura, disminuir los coseguros y estaríamos cerca del equilibrio de un lado o del otro”, explica y agrega: “para pensar en la obra social con superávit deberíamos tener todas las necesidades de los afiliados satisfechas, pagar aranceles adecuados, tener todas las cuentas al día y recién poder llegar al superávit. A diferencia de lo que pasa con las obras sociales privadas que, si no tienen superávit, se dedican a otra cosa. Nosotros no perseguimos el fin de lucro”, afirma.

Cuando se le pregunta cuáles serían los objetivos de su gestión se toma su tiempo para responder y dice: “el problema más serio de la época es el gasto de bolsillo del afiliado. El afiliado tiene que pagar, el co pago del IPS, el arancel diferenciado o el plus que le cobran, que es indebido. Ese es nuestro objetivo. Además, hay un gasto que no es de bolsillo: es el tiempo». Cuando se demora un trámite, o no hay una comunicación efectiva y el afiliado debe ir y venir haciendo trámites.

«Todo apunta a mejorar la calidad del servicio, pero el objetivo va más allá. En diciembre pasado, se avanzó en esa dirección con la inauguración de los consultorios médicos propios en donde los médicos no cobran plus. Hay una demanda razonable”, asegura Baccaro y recuerda que los turnos se sacan a través del número telefónico gratuito 148 y cuenta que, próximamente, se implementarán los mismos consultorios en Orán y Tartagal.

Lo que viene

Con respecto a las herramientas de trabajo, ejercer mejor seguimiento de las situaciones irregulares y brindarle un mejor servicio al afiliado, el IPS se encuentra trabajando en la modernización de los procesos.

“El año pasado tuvimos 63.000 expedientes en papel. La mayoría eran notas que el afiliado debe hacer para iniciar cualquier trámite. El promedio de esos expedientes que llegan al nivel más alto de resolución, es de 1.500 mensuales, es muchísimo ese número”, asegura Martín Baccaro mientras relata que el IPS mudará sus oficinas de Mitre y Belgrano al ex edificio de la ANSES.

Una de las últimas noticias del IPS, tiene que ver con los amparos que solicitan los afiliados. En un fallo reciente, la Corte de Justicia de Salta, falló a favor del IPS y revirtió cinco sentencias en amparos promovidos por afiliados. En los dos casos más relevantes de los cinco, el máximo tribunal de justicia de la provincia consideró que el juez de primera instancia se extralimitó, al concederle a afiliados que padecen celiaquía una ayuda económica mensual que casi duplicaba el monto que el IPS entrega al resto de los afiliados que sufren esa patología.

El IPS entrega a sus afiliados celíacos una ayuda mensual de 575 pesos para la compra de alimentos especiales. Esa cifra supera ampliamente los casi 480 pesos mensuales que el Ministerio de Salud de la Nación ordena aportar al resto de las obras sociales. Pese a ello, el magistrado había considerado que los valores del IPS eran insuficientes y ordenó que se le pague a dos afiliados una ayuda de 900 pesos mensuales. Tras la apelación, la Corte de Justicia revirtió estos fallos y avaló las actuaciones de la obra social provincial.

Fuente: La Gaceta Salta