Home Noticias Cosspra “El desafío de la seguridad social es lograr que los prestadores sigan...

Lo dijo Fernando Avellaneda, presidente del COSSPRA y del IPSS Tucumán, en el marco de las jornadas “El sistema de salud y la pos pandemia en la región NOA/NEA”, un ciclo de conferencias organizado por referentes de ambas regiones, para analizar la situación. Ante un auditorio de más de 60 personas, el viernes 20, también disertaron como parte de la mesa, Martín Baccaro, ex presidente del Consejo, y Pablo Yedlin, presidente de la Comisión de Salud de Diputados.

Martín Baccaro, miembro del Grupo PAIS, abrió la jornada repasando los datos de la pandemia en el NOA-NEA. Luego señaló los condicionantes financieros, políticos y en relación a la alta conflictividad que tienen las obras sociales provinciales; así como su respuesta ante la pandemia y la de los gobiernos en general. Para la pos pandemia planteó trabajar en la mejora de servicios no prestacionales; revisar el financiamiento; redefinir el modelo de contratación; y disminuir el gasto de bolsillo del afiliado.

“Hacia el futuro deberíamos responder ciertos interrogantes”, señaló Baccaro e inquirió: “¿La Salud no fue delegada por las provincias? ¿Cuál es entonces el papel de la Nación? ¿24 sistemas de salud? ¿Es posible una Ley Federal de Salud?” Al respecto y bajo el paraguas del artículo 75 inciso 22 de la Carta Magna, marcó la importancia de “alcanzar consensos en relación con una ley de garantías mínimas en salud, la creación de una agencia de evaluación de tecnologías y un seguro o fondo nacional para compras de alto precio”.

Fernando Avellaneda fue el segundo orador del encuentro. “Las obras sociales provinciales somos seguros de enfermedad y ante una situación catastrófica como la pandemia, se han hecho visibles todas las debilidades. Creo que estamos viviendo una situación de inviabilidad. En el IPSST nos manejamos con los mismo aportes y contribuciones desde 2019; por lo tanto, las chances de dar incremento han sido ninguna. Hemos recibido apoyo del gobierno provincial, que permitió un aumento del 13.6% en los salarios. Ofrecimos eso a los prestadores y se generó una crisis con la agrupación de clínicas. Ellos reclaman un incremento de 35%”, dijo el funcionario.

En ese sentido, Avellaneda también subrayó que desde el punto de vista técnico el incremento es real, en el país está por encima del 40%/50%. “Más allá del alivio del ATP, que ha disminuido la inversión de los prestadores, la realidad es que las chances de que las obras sociales provinciales puedan generar un incremento van a depender de cada provincia.  Tenemos una imposibilidad real con respecto a los prestadores y a los financiadores, es una brecha que hay que discutir y pensar ahora, no en la pos pandemia”   .

“¿Qué cosas creo que se pueden hacer aceleradamente?”, puntualizó y detalló: “la integración de aportes, las compras conjuntas de medicamentos y servicios de alto precio y la construcción de una cartera de servicios únicos”. El último punto, el funcionario comentó que lo planteó Martín Sabignoso, secretario de Equidad en Salud. “Desde el Ministerio nacional están trabajando con la Superintendencia en una cartera de servicios únicos para todo el país. Falta que nos sumen a nosotros, que aún no hemos sido invitados y esperamos poder aportar y opinar, antes de fin de año”, comentó.

El presidente del COSSPRA también destacó a la Comisión Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (CONETEC), que a su modo de ver cumple el rol de Agencia y está cuidando la representación de financiadores, pacientes y organismos técnicos. “Para fin de año, vamos a contar con las primeras resoluciones”, acentuó. Además, mencionó como un camino no explorado antes de la pandemia por las obras sociales provinciales, la integración de la salud digital.

“Estas son propuestas de trabajo inmediato, pero el desafío más importante de la seguridad social provincial y de todo el país es lograr que los prestadores de servicios, en las distintas provincias, puedan seguir trabajando sin que seamos las obras sociales provinciales las únicas aportantes. El subsector público no puede hacerse cargo de la atención de los pacientes”, concluyó.

Finalmente, el encuentro virtual fue cerrado por el diputado Pablo Yedlin. “Hablar de la pos pandemia es un desafío enorme, debemos aprovechar el impulso de que los sistemas sanitarios se han puesto en la agenda política e intentar producir algunos cambios”, alegó al comienzo de su charla. “También como presidente de la Comisión de Salud debo quitar las expectativas, porque al día de hoy tenemos muchos proyectos de ley, la mayoría de pequeños temas, pero nada que tenga que ver con una reforma integral del sistema de salud”, advirtió.

En relación a su mirada sobre la pos pandemia, apoyó la incorporación de obras sociales como las universitarias al marco de las provinciales y éstas a la Superintendencia, aunque indicó que “tenemos que ponernos de acuerdo sobre qué obligaciones les vamos a pedir para que se incorporen al mismo sistema. Este sería más homogéneo y las obras sociales provinciales se transformarían en el gran comprador de servicios. ¿Qué necesitamos para esto? ¿Voluntad política? Sería crucial que el Ejecutivo, el ministerio nacional, PAMI y los gobernadores vean esto como posibilidad útil”.

Yedlin enfatizó en la idea de una seguridad social fortalecida por las provincias. “Porque creo que la pandemia nos habilitó ciertas enseñadas, el sector público no podría haber dado respuestas sin el privado. Entonces, quizás sea una fortaleza tener los dos sistemas, lo que tenemos que hacer es ponernos de acuerdo, no duplicar las prestaciones, ni la tecnología. Sí generar reglas claras para cada una de las pautas. Por todo esto, no podemos dejar pasar la oportunidad de estar en la agenda política de los decisores”, finalizó.