Home Prevención y Promoción Chagas: una enfermedad silenciosa

El Chagas es una enfermedad que constituye un grave problema de salud pública en todo el continente americano. Se trata de una enfermedad silenciosa ya que su evolución clínica es asintomática. Además, afecta principalmente a poblaciones con poco acceso a la atención sanitaria. En ese sentido se calcula que más del 95% de los infectados desconoce su estado y no ha recibido el tratamiento adecuado. 

La enfermedad puede provocar alteraciones cardíacas y digestivas, e incluso causar la muerte. Debido a las complicaciones en la salud de un alto porcentaje de las personas que la padecen y a la elevada demanda para los sistemas de salud, constituye un verdadero problema de salud pública. Según estimaciones oficiales, entre 1 y 3 millones de argentinos tienen Chagas, de los cuales un 30% pueden presentar alteraciones cardíacas de distinto grado a lo largo de su vida.

Cómo se contagia

La enfermedad es causada por un parásito: el Tripanosoma cruzi. El mismo se aloja en un hospedador que oficia de vector y propaga la enfermedad: un insecto llamado vinchuca. Para que suceda el contagio, una vinchuca no infectada se alimenta de la sangre de una persona o animal infectado. Así, el Tripanosoma cruzi ingresa al intestino del insecto. Cuando la vinchuca pica a otra persona o animal no infectado  para alimentarse, defeca cerca o encima de la picadura y deposita con la materia fecal el T. cruzi.  La persona, al rascarse, favorece que el parásito ingrese al torrente sanguíneo por la herida producida. La vinchuca infectada será portadora del parásito durante toda su vida y podrá producir más contagios. 

Además existen otras formas de transmisión: de persona gestante al feto, mediante transfusiones de sangre, trasplantes, entre otras.

 

Síntomas y detección

 Niños, niñas y adolescentes no presentan síntomas, aunque pueden tener un cuadro febril prolongado, aumento del tamaño de hígado y bazo, y diarreas. Un tercio de los infectados pasa a la forma crónica de la enfermedad de chagas, con daños en el corazón o en el sistema digestivo. Por presentarse en forma asintomática, la mejor forma de detección es mediante análisis de sangre.

Mal endémico

En Argentina es considerada endémica, con diferentes niveles de riesgo de transmisión vectorial en las distintas provincias. De acuerdo a la autoridad sanitaria nacional, el país se divide, según la posibilidad de contraer Chagas a través de la transmisión de una vinchuca, en:

Provincias de alto riesgo: Chaco, Formosa, Santiago del Estero, La Rioja, Salta, Mendoza y San Juan. 

Provincias de mediano riesgo: Córdoba, Tucumán, San Luis, Catamarca, Santa Fe, Corrientes y Misiones. 

Provincias de bajo riesgo: Jujuy, Neuquén, Río Negro, La Pampa y Entre Ríos. 

Además, las provincias de Buenos Aires, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego se consideran sin riesgo de transmisión a través de la vinchuca y fueron certificadas por la OMS como libres de transmisión domiciliaria por vector.

Prevención

Para prevenir la enfermedad se requiere controlar la proliferación de vinchucas y los espacios donde habitan, hacer controles a embarazadas y en bancos de sangre, y  detectar las personas infectadas en fase aguda para que realicen el tratamiento. 

En tal sentido, la Ley 26281/07 establece en su artículo 1: “Declárase de interés nacional y asígnese carácter prioritario, dentro de la política nacional de salud del Ministerio de Salud, a la prevención y control de todas las formas de transmisión de la enfermedad de Chagas, hasta su definitiva erradicación de todo el territorio nacional”. 

 

Más información en 

https://bancos.salud.gob.ar/sites/default/files/2018-10/0000000172cnt-08-2-3-3-i-modulo-chagas.pdf