Home Actualidad OSP APROSS presente en la 1era. Jornada de Compra Estratégica de Servicios de...

El referente de la obra social de la provincia de Córdoba, Nicolás Carvajal, participó el 25 de noviembre del panel “Compra estratégica de servicios de salud en pandemia: ¿Qué hicimos y qué aprendimos?”, organizado por el Ministerio de Salud de la Nación, en el marco de la agenda de transformación que lleva adelante para la integración del sistema sanitario.

El encuentro virtual estuvo encabezado por el secretario de Equidad en Salud, Martín Sabignoso, y tuvo como objetivo identificar los aprendizajes y logros obtenidos en esta temática. Contó con la participación de más de 200 personas, entre funcionarios de Nación y de las provincias, especialistas internacionales, titulares de obras sociales provinciales y referentes de los programas nacionales.

Para conocer en profundidad el trabajo que viene haciendo APROSS en la materia, conversamos con Carvajal sobre la estrategia y principales acciones realizadas en relación a la pandemia y en materia de compra estratégica de servicios de salud.

– ¿Qué hizo APROSS en materia de compra estratégica de servicios de salud en pandemia: ¿qué experiencia cosecharon al respecto?

APROSS, desde hace ya varios años, tiene convenios con municipios y comunas mediante los cuales sus centros de salud se convierten en prestadores. De esta manera, las personas afiliadas acceden al primer nivel de atención -sobre todo en las localidades en las que la oferta prestacional del sector privado es escasa- y los municipios reciben fondos que reinvierten en infraestructura, equipamiento o recurso humano.

Córdoba tiene la particularidad de tener 427 municipios y comunas, extendidos en el territorio. Actualmente tenemos 70 convenios firmados, estamos por firmar 28 más y la idea es seguir sumando. Pero la novedad es que, a los convenios -que tenían una estructura muy administrativa- ahora les estamos incorporando otros requisitos relacionados con las políticas sanitarias, en línea con el acuerdo que firmamos entre APROSS y los Ministerios de Salud nacional y provincial. En ese marco, les solicitaremos que informen ciertos indicadores, en función de nuestras líneas priorizadas en esta primera etapa:

-Cuidado de la salud de las mujeres, niños y niñas.

-Prevención y detección temprana de las infecciones de transmisión sexual

-Prevención y atención de las enfermedades crónicas no transmisibles

-Atención socio sanitarias de las personas adultas mayores.

La idea es solicitarles indicadores similares a los que pide SUMAR y Provincia, para no generar más carga administrativa; pero a su vez poder aprovechar esa información para la toma de decisiones, en un proceso de mejora continua de la atención.

– ¿Qué cambios introdujeron en los modelos de contratación durante la pandemia?

En primer lugar, nos aseguramos de que ningún prestador quedara desfinanciado ante la caída de las prestaciones en la primera etapa de la pandemia. En nuestro sistema, los prestadores más grandes cobran un monto fijo, que se actualiza anualmente, en función de un promedio de las prestaciones validadas en los últimos años. En ese promedio, no se tuvieron en cuenta los primeros meses de la cuarentena, para que no les impactara en lo que efectivamente cobran.

Luego, implementamos módulos específicos para la atención de COVID: dos módulos para consulta (incluyendo consulta remota) y cinco módulos para atención en centros de salud incluyendo atención inicial, internación breve, internación con aislamiento, internación compleja e internación compleja con respirador.

Otra estrategia implementada muy tempranamente fueron la creación de un servicio de telemedicina para el abordaje de los casos de COVID-19. Se trata de un servicio telefónico en el que operadores especializados hacen un triage y posteriormente se deriva a un seguimiento virtual (llamada o videollamada) por parte de un profesional de la medicina. Este servicio incluye visita a domicilio para hisopado y traslado a un centro de salud de ser necesario. El objetivo fue garantizar la atención y evitar la circulación de las personas con sospecha de COVID-19.

Además, gestionamos con un prestador privado la cobertura de los hisopados para coronavirus, con el objetivo de evitar la sobrecarga del sistema público.

Todas estas prestaciones se garantizaron sin el cobro de coseguros para las personas afiliadas.

Por otra parte, con un trabajo conjunto entre las cámaras que agrupan a los prestadores y el Ministerio de Salud provincial, se logró la ampliación de la oferta de camas críticas y de piso. En este sentido, se dispusieron 142 unidades críticas COVID (entre nuevas y reconvertidas) en el subsector privado. El Ministerio de Salud proveyó en comodato más de 70 respiradores y monitores multiparamétricos para posibilitarlo. En el caso de las camas de piso se logró contar con 269 unidades COVID entre nuevas y reconvertidas.

También se hizo una compra de elementos de protección personal para distribuir entre prestadores privados, para facilitar el acceso a estos insumos en un momento en que su adquisición era compleja debido a la alta demanda. Se compraron 2.000.000 de barbijos quirúrgicos, 500.000 barbijos KN95, 450.000 unidades de cofias y pares de botas y 400.000 batas.

– ¿Cuáles fueron las principales dificultades que enfrentaron?

Una de las dificultades que enfrentamos fue la puesta en marcha de forma muy vertiginosa de proyectos que queríamos implementar, pero no estaban listos aún, como la receta electrónica, o la telemedicina, por ejemplo. También debimos reconvertir todos los trámites administrativos, para que se pudieran hacer en forma digital.

Otro desafío fue la articulación con el sector público y la rápida incorporación de nuevas camas críticas, pero con trabajo conjunto y mucho compromiso por parte de los actores involucrados, fuimos subsanando todas las situaciones.

– ¿Están trabajando en proyectos para ser mejores financiadores que involucren servicios que cuiden la salud y tutelen la calidad? Proyectos para el corto/mediano plazo.

Sí, desde que iniciamos la gestión nos propusimos un cambio de paradigma. Queremos construir una entidad enfocada en las necesidades de su comunidad afiliada y en el cuidado de su salud y bienestar, con un enfoque de derechos y con valores guía como la calidad de atención, la equidad y la accesibilidad.

Queremos darles un fuerte impulso a políticas de prevención y promoción de la salud, que casi no se generaban desde la institución y en las que hoy ya estamos trabajando. Y, como ya mencionamos, una orientación hacia la Atención Primaria de la Salud y el fortalecimiento del primer nivel de atención.

Y todo esto, enmarcado en una transformación digital, un proceso que incluirá la digitalización de nuestros procesos, la modernización de nuestros sistemas core y la agilización de los vínculos con prestadores, proveedores, pero, sobre todo, con nuestra comunidad afiliada.