Home Prevención y Promoción ¡Alerta Dengue!

Durante el 2020 se registraron cifras históricas de casos confirmados y potenciales de dengue en Argentina. El mosquito ha logrado adaptarse a diversas regiones de nuestro país.

El dengue es una enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti. Si bien es oriundo de África, a comienzos del siglo XX ya se había expandido por Sudamérica, incluyendo una parte de Argentina. No tiene vacuna ni tratamiento, por lo que las medidas de prevención para evitar que se reproduzca el mosquito son fundamentales para combatirla.

El primer brote registrado de dengue en Argentina fue en 1916, a raíz de un caso importado de Paraguay. Las sucesivas campañas de la Organización Panamericana de la Salud lograron hacerlo retroceder notablemente durante la década del 70. Pero años después se produjo una reinvasión del mosquito hacia el sur del continente americano, afectando también el NOA y NEA argentino. Así, hacia 1998 se produjo un brote que afectó la ciudad salteña de Tartagal. 

En 2004 el Ministerio de Salud de la Nación reportó el brote de dengue más importante hasta entonces, con 98% de casos de origen autóctono; mientras que en 2020 Argentina registraron casi sesenta mil casos confirmados y probables de dengue, cifra récord para el país.

El dengue en medio país 

“El desarrollo de un complejo patógeno en un espacio geográfico y momento determinado responde a un origen multicausal. Su permanencia y dinámica depende de variables ecológicas, climáticas, socioeconómicas, políticas y hasta culturales” señalaba el Boletín de la Sociedad Entomológica Argentina en septiembre de 2009. 

De ese modo, hace unos años los casos de dengue se concentraban en el NOA, NEA, y norte de Santa Fe. Con los años, el Aedes aegypti fue adaptándose a regiones del centro del país, situación que trajo como consecuencia la circulación viral en gran parte del territorio: desde Jujuy, Salta y Formosa, hasta Buenos Aires. También se han registrado casos en provincias como San Luis, Mendoza, Neuquén y La Pampa (con pacientes que “importaron” la enfermedad de zonas endémicas). En ese sentido, el aumento de las precipitaciones en zonas semiáridas y la suba de temperaturas promedio favorecen la presencia del mosquito, incluso durante el invierno.

¿Dónde vive?

El Aedes aegypti vive principalmente en espacios urbanos ya que encuentra personas a quienes picar y alimentarse. También en las ciudades existe un ambiente propicio para la reproducción y cría del mosquito: macetas, floreros, canaletas, piletas y demás elementos capaces de acumular agua que facilitan la proliferación del insecto. 

Huevos, larvas, pupas y mosquitos adultos

Para que se cumpla el ciclo de reproducción es necesario un sitio con agua estancada, que no sobrepase determinada temperatura. Una vez que llega a la adultez, la existencia de lugares que conserven humedad (pastos altos, yuyales) facilita que el mosquito viva más tiempo. 

Además, con la llegada de los meses cálidos, la actividad de los mosquitos aumenta, se reproduce y vuela en busca de alimentos. 

Por eso es importante eliminar los criaderos de mosquitos para impedir que se reproduzcan, evitar que se acumule agua en recipientes como macetas, frascos, ruedas de auto, palanganas, entre otros sitios donde se reproduce el mosquito. 

Para evitar picaduras se recomienda usar espirales o tabletas, colocar mosquiteros en puertas y ventanas. Asimismo, cuando se realiza actividad al aire libre, utilizar repelentes y ropa clara, que cubra los brazos y las piernas.